Trekking Familiar en Canseco

Primer Trekking Familiar del curso presente. Nos situamos en el bonito pueblo de Canseco donde nace el Río Torío. Retrocedemos un kilómetro por la carretera, cruzamos un puente y entramos en el valle que conduce hacia el Monte Bodón.

Todos sobre el puente

El camino conduce por una pista forestal al lado del regato del monte Bodón. Al principio el terreno está despejado con unas hermosas vistas de la Sierra del Mediodía. Pronto nos adentramos en un bosque húmedo de hayas y robles.

Entrando en el bosque

El regato nos acompaña casi todo el camino. Los árboles están llenos de musgo y líquenes. El camino es sencillo, aunque algo pendiente en algunos tramos.

Bosque y regato

En ocasiones encontramos grandes rocas en medio del bosque llenas de musgo y helechos. Todo parece tener un aire mágico y encantado.

Roca con helechos

Llegamos al final del bosque. Hacemos una parada para reponer fuerzas y descansar un poco. Encontramos un grupo de montañeros veteranos que nos saludan. Retomamos el camino hacia el collado. El cielo se ha cubierto parcialmente de nubes y pronto escuchamos truenos. En algún momento incluso caen unas gotas. Decididamente no es el mejor día para subir a la sierra.

Collado

Ya en lo alto del collado decidimos que, aunque algo temprano, es el momento de parar a comer. Buscamos unas rocas y una pradera adecuada y damos cuenta de lo que llevamos en la mochila. La lluvia nos respeta, pero sigue amenazando. Al terminar, decidimos que es mejor regresar, por si acaso...

Ante la Sierra de Mediodia

El descenso siempre es más rápido y sencillo. Aunque también hay rezagados. Volvemos a contemplar el bosque mágico.

Regresando por el bosque

Curiosamente ahora el cielo se va despejando. De nuevo sale el sol. La amenaza de lluvia y tormenta desparece. El bosque sigue imperturbable.

Bosque y regato

De regreso hacia Canseco algunos paran a recoger avellanas, todavía no están en su punto. Paramos también a contemplar los pequeños puentes de origen romano que cruzan las primeras aguas del Torío.

Sobre puente romano

Como es pronto, en Canseco tomamos el camino que remonta el curso del río para buscar la famosa cascada y su poza. Recorremos un buen tramo, pero no la encontramos. Ya en casa descubrimos que nos habíamos quedado a trecientos metros de la cascada. Mañana es el primer día de clase para varios chicos y hay mucho que preparar. Definitivamente no fue el mejor día para una excursión, pero el lugar merecía la pena.

En el camino de regreso, a la altura de Vegacervera nos cae un buen chaparrón. Nunca se sabe....

Tienes una selección con más fotos en flickr.

Entradas recientes
Archivo
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Flickr Social Icon