Club juvenil Anciles

Travesía Ana Mogas 2, bajo

24009 - León

987 208014

NOTAS LEGALES

© 2017  Club juvenil Anciles 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Flickr Social Icon

March 12, 2020

February 21, 2020

February 13, 2020

January 28, 2020

December 18, 2019

November 20, 2019

Please reload

Entradas recientes

Trekking Familiar La Cervatina

May 16, 2017

El pasado domingo nos fuimos con las familias del club hasta Puebla de Lillo para hacer desde allí la ruta de La Cervatina. No nos juntamos muchos, solo tres choches, en total 11 personas. Ya se ve que las comuniones y el tiempo inestable no anima a salir al campo.

Antes de salir del pueblo encontramos un perro grande que se hace amigo de Draco, la mascota de los Fanjul. Nos acompañará todo el camino. La ruta discurre por un amplio camino forestal que asciende poco a poco y rodea el monte Celorno, entre bosques de hayas. El día empieza cubierto de nubes, con una temperatura suave. No esperamos lluvia.

Pasamos al lado del camino que asciende al Susarón, pero seguimos nuestro camino. En cuanto llegamos a la zona de hayas nos sorprendemos por sus colores. Las recientes heladas han dejado huella en las hojas de los árboles. Unas están verdes, recién brotadas mientras otras están mustias y rojas. La combinación de colores resulta sorprendente.

 

Seguimos nuestro camino hacia arriba en medio de un precioso bosque de hayas. De vez en cuando encontramos arroyos que descienden del monte formando cascadas. Ahora sale el sol, pero entre los árboles no hace demasiado calor, se está muy bien. De vez en cuando hacemos una parada para reponer fuerzas.

 Llegamos a una zona donde encontramos unos tejos muy viejos. Seguimos camino hasta el collado de Ferreras, a 1.500 metros de altura, desde el que podemos contemplar el embalse del Porma. Retrocedemos un poco hacia el camino para comer en un lugar protegido del viento.

 

Tras la comida seguimos nuestro camino. Ahora vamos ya en descenso y el avance es más cómodo y rápido.

 Al cabo de un rato salimos del bosque. Seguimos el descenso entre praderas. Después llegamos a un punto en el que enlazamos con el camino que viene de la antigua mina de talco. Entre las piedras del camino podemos encontrar algunos ejemplares de talco que sorprenden por su suavidad.

 

Ya cerca de la carretera nos desviamos por otro camino más estrecho y con algo de barro. Un rebaño de vacas se asusta con nuestra presencia. Ya casi a la entrada de Puebla de Lillo encontramos un par de lagartos chulísimos.

 

Llegamos a Puebla de Lillo un poco cansados por los quince kilómetros recorridos, pero ha sido una de las excursiones fáciles y realmente bonitas. Más fotos en flickr.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

Archivo
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Flickr Social Icon